fbpx

Colegio Nuestra Señora del Rosario

Estrategias de acompañamiento en caso de embarazo en la niñez o adolescencia

1. Detección

Una vez se detecta la situación se debe brindar protección y atención médica inmediata.

Independientemente del sitio donde se haya hecho la detección y del tiempo transcurrido, es deber de la institución educativa brindar la ayuda necesaria a la menor.

2. Contactar a los padres de familia y/o acudiente

El psicólogo, rector o la persona que este delegue debe contactar a los padres de familia o acudientes, sólo después de una conversación en privado con el NNA, con el objetivo de informar sobre la situación y establecer acuerdos para que soliciten los correspondientes servicios médicos y se puedan conocer las condiciones de salud de los NNA, y si es el caso el estado del embarazo y las condiciones del bebé; a falta de los padres de familia o acudientes, las acciones de acompañamiento durante el proceso se harán con el defensor de familia asignado por el ICBF, en caso de que el NNA se encuentre en este proceso.

3. Salud

Cualquier caso de violencia sexual en el que el resultado sea un embarazo debe ser visto como una urgencia médica inmediata, por lo que es necesario derivar a la estudiante a su servicio médico o un centro de atención.

Centros de Atención En Salud:

  • Hospitales públicos y privados.
  • Clínicas.
  • Centrales de urgencia.
  • Centros de salud
4. Protección

Es necesario brindarle a la menor protección desde la misma institución educativa con el acompañamiento del área de psicología y la familia. Es deber de la institución educativa informar al defensor de familia del ICBF del acontecimiento o a la comisaría de familia.

Cuando se atienda un niño, niña o adolescente víctima de violencia sexual, se debe garantizar sus derechos a la dignidad, privacidad y respeto

5. Justicia

Si el embarazo es producto de una violación se requiere de la atención de la fiscalía general de la nación.

6. Garantizar continuidad del NNA en el sistema educativo

El colegio, a través del personal docente y de común acuerdo con la estudiante en estado de embarazo o estudiantes que se encuentre en situación de paternidad y/o maternidad temprana debe implementar estrategias pedagógicas (acuerdos de tipo académico: trabajos en casa, tutorías presenciales o semipresenciales en diferente horario escolar, entre otros) que permitan el desarrollo del curso en el que se encuentra el NNA con el fin de evitar su desescolarización durante los periodos de lactancia, incapacidad o inherentes a la atención del bebé después de su nacimiento.

El acompañamiento de la familia y el área de psicología es fundamental durante todo el proceso pues en adelante se debe ofrecer consejería respecto a decisiones importantes pues los cambios que se produce para la menor en su vida son significativos.